Aspectos a tener en cuenta antes de elegir un toldo para tu hogar

Pocas cosas se agradecen tanto como la sombra en los días calurosos de primavera y verano. Y, aunque los toldos o lonas son la solución idónea para evitar los rayos de sol, hay que saber muy bien cuál escoger en cada caso, ya que dependiendo de las necesidades y el presupuesto del que se disponga habrá opciones que sean mejores que otras.

Para saber qué toldo es mejor para tu situación, es conveniente hacer una reflexión y plantearse varias cuestiones de vital importancia, como: la dimensión que ha de tener, si está o no protegido del viento, qué tipo de climatología es habitual en la zona donde resides o qué tipo de tejido es recomendable, entre otras.

 

¿Qué tamaño de toldo es necesario?

Para medir la dimensión de un toldo habrá que calcular el ancho y la profundidad del espacio donde vayamos a instalarlo. Dependiendo de si elegimos un toldo de brazos fijos o de brazos abatibles, la medición del largo va a ser diferente.

En el caso de los brazos abatibles, se mide la profundidad para conseguir la mayor sombra posible, mientras que en los brazos fijos se extiende desde el punto de anclaje hasta los brazos en extensión.

 

 ¿Está el toldo protegido del viento?

El viento es un factor de riesgo que puede llegar a romper nuestra cubierta. Por eso, en toldos cortos, si no están protegidos de las ráfagas de aire, es conveniente poner refuerzos, mientras que en los patios exteriores lo más recomendable son sistemas de seguridad automáticos que pliegan la lona en momentos de fuertes brisas.

Tanto el viento como la lluvia pueden llegar a estropear la tela o los soportes, por lo que saber bien qué climatología es típica de la zona es fundamental a la hora de elegir el tipo de toldo.

¿Qué tejidos son los idóneos para los toldos de tu casa?

El tipo de tejido se decidirá teniendo en cuenta la estética y la climatología. Dependiendo de si queremos que nos proteja del sol o de la lluvia la decisión va a ser diferente.

Para protegernos del calor, es recomendable el microperforado, mientras que si lo que queremos es protección a la lluvia y un precio más asequible, la lona acrílica es la solución.