Nacen los primeros toldos inteligentes

Los toldos, a diferencia de lo que solemos pensar, no sólo sirven para hacer sombra; también son de gran utilidad a la hora de protegernos de condiciones adversas como la lluvia o el viento. Es por eso que, según el tiempo que haga, deberemos colocar el toldo en una u otra posición, y cuando cae la noche y esta el cielo despejado, es hora de recogerlo y disfrutar de la luna y las estrellas.

El problema es, que muchas veces no sabemos de qué manera colocar el toldo según en qué dirección va el viento o según la incidencia del sol. Es por eso que cada vez vemos más establecimientos y viviendas que han instalado toldos inteligentes que saben en qué posición deben estar en cada momento del día.

Los llamados toldos automáticos se están convirtiendo en un elemento indispensable en comercios y casas. Su precio es cada vez más asequible y el plus de comodidad que nos ofrece hace que cada vez más gente se decida por instalar uno de ellos en su local o vivienda.

¿Te imaginas no tener que estar abriendo y cerrando el toldo cada hora en tu bar? ¿O despertarte y no tener que bajar el toldo de tu ventana intentando no cegarte por el sol de primera hora? Los toldos automáticos hacen este trabajo por ti.

La principal novedad de estos toldos tan modernos es que, además, algunos modelos están comenzando a incorporar sensores de viento y luz, así que no tendremos que preocuparnos si quiera de accionar ningún botón, el propio aparato se pondrá en marcha y se colocará de una forma u otra en función de las condiciones climatológicas del exterior.

¿Cómo funciona?

Como ya hemos recalcado al principio, la principal función de los toldos es proteger del sol, el viento y la lluvia y otorgarte un espacio de sombra para poder aliviar el calor o evitar que te mojes. El sensor de luz es un pequeño dispositivo que capta la incidencia de éste sobre el toldo en cuestión. Cuando lo detecta, activa el motor del toldo automático y lo despliega cuando es necesario. Estos sensores también se pueden instalar en estores y persianas y hacen la misma función.

Por otra parte, también existe la posibilidad de instalar sensores de viento que hacen una función parecida a los de luz. En este caso, la función es evitar daños en la estructura del toldo en caso de que haya fuertes rachas de viento que puedan deteriorarlo.

El dispositivo detecta cuándo hay condiciones climatológicas adversas y pliega el toldo, así, si no nos encontramos en casa y comienza a llover mucho o a hacer demasiado viento, el toldo se cobija para evitar daños mayores. Claro que si está ubicado en la terraza de un bar… mejor que metas a los clientes dentro del establecimiento o desactives el dispositivo, o más de uno se llevará una sorpresa.

Recent Posts

Leave a Comment